2015年3月18日 星期三

我聽祢的聲音

 


約翰福音第十章1~21節

 

我們是怎麼認識一個人的聲音?當然是藉著聽他說話!當你每天與一個人通電話,過了幾天你只要聽到對方說聲“你好”你就能辨識出他的聲音。耶穌說祂的羊認得祂的聲音,這不是什麼魔術,而是因為牠們常常聽著耶穌的聲音。要怎麼聽呢?當你獨自在你的房間禱告,當你靜靜地在祂面前,當你花時間讀祂的話語而且思考它,你將聽見祂的聲音。
 
曾經有一位先知,悖論的是當他經過人生最好的一段時期他居然對於傾聽上帝的聲音發生困難。因為以利亞是神的僕人所以被一位名叫耶洗別的皇后追殺。因為有生命危險所以他只好躲得遠遠地,藏在一座山的洞裡 (列王記上第十九章)。在那裡他為了要聽見上帝的聲音而禱告。他期望聽到一個震耳欲聾又可怕的聲音。以利亞觀察了一個龍捲風,一個地震,還有火,是怎麼從他眼前經過,但上帝的聲音都不在其中。之後一個私語和一陣暖風經過了,而上帝的聲音就在那其中。上帝的聲音是柔的而我們的耳朵需要鍛鍊過才能欣賞它。祂的聲音不是復仇,虐待,恨的聲音,而是一個又溫柔又充滿愛的聲音,對你說著你要多親近祂。那只能在安靜中聽到的私語。但這個安靜,不是只有外在環境的安靜,也包括我們頭腦和思想裡的安靜。有時種種困難在我們腦裡喊得太大聲,在混亂中我們什麼都聽不見,就好像日常生活中的問題如同敲擊樂器般時時打擊著。當我們學習到上帝比這些吵雜的聲音更大,而我們能在祂裡面放鬆,安息,在那時我們才會開始聽見那溫和的私語,而因為我們是祂所愛的羊我們便能認得主聲音。是祂!是耶穌!而祂要給予我們鼓勵的話。
 
Flavio Calvo 牧師

Te escucho

Juan 10:1~21

 

¿Cómo llegás a conocer la voz de una persona? ¡Hablando! Cuando tenés una persona con la que hablás por teléfono todos los días con solo escuchar el “hola” ya reconocés su voz. Jesús dice que sus ovejas conocen su voz, y esto no es por una cuestión mágica, sino que es por el tiempo que pasan oyéndolo. ¿Cómo se lo escucha? Se lo escucha cuando en la soledad de tu habitación orás, pasas tiempo en silencio ante él pasas tiempo leyendo su palabra, meditás en ella.

 

Hubo un profeta que paradójicamente en su mejor momento tuvo problemas para reconocer la voz de Dios. Elías era perseguido por ser siervo de Dios, por una reina llamada Jezabel, corría peligro su vida y tuvo que esconderse lejos, en una cueva en la montaña. (1 Reyes 19) Allí oró para escuchar la voz de Dios. Esperaba escuchar una voz estruendosa y terrible. Elías observó como pasó un huracán, un terremoto, como paso fuego delante de él, pero la voz de Dios no estaba en ninguna de esas cosas. Luego pasó un suave murmullo, un viento delicado, y ahí sí estaba la voz de Dios. La voz de Dios es suave y requiere que nuestro oído esté entrenado para poder apreciarla. No es una voz de venganza, de maltrato, de odio, es una voz suave y amorosa, que te dice que te acerques a él. Ese susurro que se puede escuchar solo en el silencio. Pero el silencio para escuchar la voz de Dios, no solo implica el silencio externo, sino también el silencio de nuestra propia cabeza, silencio en nuestros pensamientos, a veces los problemas gritan tan fuerte, las confusiones no nos dejan oír, pareciera que la rutina de los problemas de todos los días son una percusión constante. Cuando aprendemos que Dios es más grande que todo ese ruido, y podemos relajarnos en él y descansar, ahí comenzamos a escuchar ese susurro apacible, y como somos sus ovejas amadas reconocemos su voz. ¡Es él! ¡Es Jesús! Y viene a darnos palabras de aliento.

 

Pr. Flavio Calvo

    全站熱搜

    阿根廷活水教會 發表在 痞客邦 留言(0) 人氣()