2015年10月22日 星期四

靠聖靈結出果子來



加拉太書第五章
在基督裏的自由,必要帶領我們進入自由的生命;聖靈所結出的這些品格特性,都可以從基督的本性上找出來,這些都是讓基督掌管生命而結出的果子,如果我們想在生命中結出聖靈的果子,就必須跟基督的生命聯合起來,我們要認識基督、愛祂、記念祂和效法祂,我們將會滿足律法的原有目的,也就是律法的總綱,那就是愛神愛人。

基督的救恩,已經使我們脫離罪和律法的奴役,得以有靈裏的自由,保羅慎重的教導,若真能靠行律法稱義,單受割禮沒有用,必須遵行全部律法才能稱義,但世上沒有一個人能遵行全部律法,恩典是神豐富的祝福;人若只想靠行為積公德稱義,就是關閉神祝福的門,我們靠著聖靈,並憑著信心,有確實的把握,就要耐心等候,惟有在基督耶穌裏藉著愛心運作的信心才能,僅憑一些外面的規條、習慣來事奉神,是沒有甚麼價值的,惟有存著真實的信心和愛心,才有屬靈的價值。

聖經記載舉凡先知都不受人歡迎的,真理也常為人所討厭;神的僕人若因怕受人逼迫,而迎合人的意思,結果就是不忠於真理,真理是永不改變的,基督徒要得自由;只是不可將你們的自由當作放縱情慾的機會;總要用愛心互相服事。」基督徒蒙召得著了自由,乃是要作愛的奴僕,在愛裏互相服事,我們不可單單受人的服事而不服事人,乃要彼此服事,主耶穌曾說:「愛人如己」,就已經行了全律法,若要被人服事,就得先主動地用愛心服事別人。

加拉太 5章17節「因為情慾和聖靈相爭,聖靈和情慾相爭;這兩個是彼此相敵,使你們不能作所願意作的。」「情慾的事,都是顯而易見的;「姦淫」指不合法的性關係。「污穢」指思想和言語上的不潔,「邪蕩」指行為和態度上的隨便,現今社會敗壞,各種情慾試探,基督徒若碰見這些屬靈爭戰時,就該禱告交給聖靈順服祂,而讓聖靈替我們爭戰,必定能成全。

5章20節「拜偶像、邪術、仇恨、爭競、忌恨、惱怒、結黨、紛爭、異端、」克服肉體情慾的方法,就是順從聖靈而行,憑自己的力量去抵擋肉體,有如逆水行舟;順從聖靈而行,有如順風推舟,我們若是體貼肉體的感覺,『成全』肉體的願望,就是不順著聖靈而行,其結果必然陷於罪中。

屬靈爭戰得勝的秘訣,讓我們學效主耶穌基督、道成肉身、降世爲人,遵行順從天父旨意、面對將要上十字架,情願捨命擔當世人的罪,在客西馬尼園,極痛苦的掙札時,為要完成天父吩咐重大使命、第一次迫切的禱告說:「父啊!倘若可行,求你叫這杯離開我!然而,不要照我的意思,只要照你的意思。」(太廿六39)第二次又去禱告說:「我父啊!這杯若不能離開我,必要我喝,就願你的旨意成全!」

5章22節「聖靈所結的果子就是仁愛、喜樂、和平、忍耐、恩慈、良善、信實、」。聖靈所結的果子這些『果子』是生命自然生長的結果;『聖靈所結的果子』是信徒順從聖靈而生活的自然表現,不是外表的行爲做出來而己,乃是聖靈在我們身上生命成熟所結出來的整體果子,就是基督在我們身上,因著聖靈工作的緣故,被我們消化吸收,變作我們自己的性格、基督徒的真善行,不是『作』出來的,乃是「結」出來的、這稱作聖靈的果子。

聖靈的果子是聖靈結的,不是人自己所能結的;這是神生命自然的表現:喜樂是愛的歡欣;和平是愛的寧靜;忍耐是愛的寬容;恩慈是愛的精煉;良善是愛的行動;信實是愛的信託;溫柔是愛的謙卑;節制是真正自愛。

加五23「溫柔、節制;這樣的事,沒有律法禁止。」溫柔的人,自己的心靈不易被人傷害,也不易叫別人受傷,信徒在凡事上都要能節制,不僅在惡事上應有節制,甚至在善事上也應有節制,不憑自己的喜好而行,乃照聖靈的引導。保羅勸勉我們這從聖靈而得著屬靈生命的人,必需跟隨聖靈的引導才能結出聖靈的果子。


盧光明牧師
 

 

El fruto del Espíritu Santo

Gálatas 5

Ser liberados en Cristo imprescindiblemente nos conduce a una vida de libertad. Las propiedades del carácter que surgen del Espíritu Santo son iguales a la forma de ser de Cristo. Ellos son los frutos que brotan cuando permitimos que Cristo gobierne nuestra vida. Si deseamos tener el fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas debemos entrar en comunión con Cristo. Hemos de conocerle, amarle, recordarle y obedecerle. Solo así podremos cumplir con el objetivo original de ley, que también es la ley maestra: Dios ama a los hombres. 
La salvación de Cristo ya nos liberó del pecado y del yugo de la esclavitud, y nos ha dado la libertad espiritual. Pablo nos enseña con gran cautela que si queremos ser justificados por la ley no es suficiente la mera circuncisión, más bien es necesario obedecer a toda la ley para la justificación. Pero no existe en el mundo un hombre capaz de cumplir con toda la ley. Es por eso que la gracia es una bendición de Dios. Si el hombre quiere ser justificado solamente por medio de buenas obras estará cerrándole la puerta a la bendición de Dios. Nosotros hemos de confiar en el Espíritu Santo, creer y tener certeza, y esperar con paciencia de que solamente podremos ser justificados en Cristo Jesús, a través de la fe y por su amor. Por otra parte, apoyarnos en leyes y hábitos superficiales para servir a Dios no tiene ningún valor. Solamente se tiene valor espiritual hacerlo a través de la fe y en el amor. 
En la Biblia se relata cómo los profetas solían ser poco bienvenidos entre los hombres, y la verdad comúnmente generaba rechazo. Cuando los siervos de Dios empiezan a buscar la aprobación de los hombres por temor a ser rechazados, están siendo infieles a la verdad. La verdad es algo que permanecerá inmutable: los cristianos han sido llamados a ser libres, "pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor." Cuando los cristianos son llamados a ser liberados es para que se vuelvan esclavos del amor, y empiecen a servir los unos a otros en amor. No podemos solamente ser servidos y no servir a otras personas: debemos servirnos mútuamente. Señor Jesús dijo como resumen de la ley: "Ámense unos a otros como a sí mismos". Si queremos ser servidos por otras personas, hemos de tomar la iniciativa de servir a otros primero. 
Gálatas 5:17 nos dice: "La naturaleza pecaminosa desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren." "Las obras de la naturaleza pecaminosa" son fáciles de ver. La "inmoralidad sexual" se refiere a las relaciones sexuales fuera de la ley. La "impureza" tiene que ver con los pensamientos y las palabras sucias. Y "libertinaje" significa desenfreno en los actos y las acciones. En una sociedad decadente y llena de tentaciones carnales, los cristianos que nos encontremos en medio de batallas espirituales debemos orar y dejarnos guiar por el Espíritu Santo, quién luchará por nosotros y será victorioso. 
Gálatas 5:20 dice: "Idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos". La forma de dominar las pasiones de la carne es obedeciendo al Espíritu Santo. Intentar combatir la carne con nuestras propias fuerzas es como caminar cuesta arriba. Obrar según el Espíritu es como caminar con viento a favor. Pero si empezamos a obedecer las sensaciones de nuestra carne y satisfacer sus deseos, en lugar de caminar con viento a favor estaremos atrapados en el pecado. 
La clave para ser victoriosos en la batalla espiritual es imitar a nuestro Señor Jesucristo, quien se encarnó en hombre y obedeció al Dios Padre al ser crucificado y morir por nuestros pecados. En el jardín de Getsemaní, aún suspirando en sufrimiento quería completar la voluntad de Dios Padre. Así oró: "Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú." (Mateo 26:39). 
En el versículo 22 leemos: "El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio." El fruto es el resultado natural del crecimiento en nuestras vidas, pero el fruto del Espíritu nace cuando obedecemos al Espíritu Santo. Y no se limita a apariencias superfluas, más bien es el Espíritu Santo que actúa en nosotros, haciéndonos crecer. El fruto es Cristo mismo en nosotros, quien por medio del Espíritu es asimilado y se convierte en nuestro carácter. Las buenas obras de un cristiano no pueden ser "fingidas", sino únicamente "formadas": justamente a eso llamamos fruto del Espíritu. 
El fruto del Espíritu es formado por Dios y no por el hombre. Es un síntoma de una vida en Dios. La alegría es el gozo en amor; la paz es la quietud del amor; la paciencia es la tolerancia en amor; la amabilidad es la refinación del amor; la bondad es el amor en acción; la fidelidad es la confianza del amor; la ternura es la humildad del amor; el dominio propio es amor propio. 
Gálatas 5:23 nos dice: "Humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas." Las personas humildes tienen un corazón que no se deja lastimar fácilmente, ni tampoco hieren a los demás. Los creyentes debemos tener dominio propio en toda ocasión y no actuar de acuerdo a nuestras propias pasiones sino por guía del Espíritu Santo. Pablo el apóstol nos enseña a quienes ya tenemos una vida en el Espíritu que siempre debemos confiar en su guía para poder dar este fruto bendito. 
Pastor Alejandro Lu

    全站熱搜

    阿根廷活水教會 發表在 痞客邦 留言(0) 人氣()