2015年5月24日 星期日

尊重與爭取的智慧

 


使徒行傳第廿五章

 

一.尊重:「8.保羅分訴說:『無論猶太人的律法,或是聖殿,或是凱撒,我都沒有干犯。』」 保羅清楚理解律法的功用是「叫人知罪」(羅三20),在救恩的議題上不贊同猶太律法能與基督的十字架相提並論,唯「信主之法」(羅三27)憑信心接受基督的十字架才是「唯一救法」。他強調:「…人稱義是因著信,不在乎遵行律法。」(羅三28),認為救恩非得憑信心接受耶穌為世人捨命的福音,單單遵行猶太律法是不夠的。但,他沒有因此而否認猶太律法,仍然尊重其存在的必要性。
 
保羅強調新約的聖殿是指信徒的身體,因聖靈樂意居住的地方不是人手所造的建築物,而是深入於 神兒女的生命裡:「豈不知你們是 神的殿, 神的靈住在你們裏頭嗎?若有人毀壞 神的殿, 神必要毀壞那人;因為 神的殿是聖的,這殿就是你們。…因為你們是重價買來的。所以,要在你們的身子上榮耀 神。」(林前三16,17;六19,20)。儘管如此,他也從不詆毀猶太人視聖殿為神聖之處的觀念,仍然尊重那外在的宗教聖地。
 
凱撒是羅馬帝國皇帝,統治猶太人的異邦君主。猶太人想復國卻是不能,還需按時繳納重稅,供稅吏上繳羅馬政府(北國以色列早已於主前722被亞述帝國所剿滅、之後亞述於主後612被巴比倫所併吞、南國猶太也相繼於主前606被巴比倫所傾覆)。被統治之下,猶太人沒有自由和尊嚴,這本是最為痛恨,也最為無奈之處。但,保羅實際活出「尊重在位掌權者」的教導。他知道所有在位的,沒有一個不是出於 神的旨意:「在上有權柄的,人人當順服他,因為沒有權柄不是出於 神的。凡掌權的都是 神所命的。所以,抗拒掌權的就是抗拒 神的命;抗拒的必自取刑罰。」(羅十三1,2)保羅知道應當尊重 神所設立的人和制度,知道應該尊重無抵觸真理的人倫與道德。於是乎,他作了眾人的榜樣:「無論猶太人的律法,或是聖殿,或是凱撒,我都沒有干犯。」
 
二.爭取:「10.保羅說:『我站在凱撒的堂前,這就是我應當受審的地方。我向猶太人並沒有行過甚麼不義的事,這也是你明明知道的。11. 我若行了不義的事,犯了甚麼該死的罪,就是死,我也不辭。他們所告我的事若都不實,就沒有人可以把我交給他們。我要上告於凱撒。』」
 
保羅知道何時、何事需要保持尊重,也懂得分辨什麼時候、什麼事情他當把握機會、極力爭取。卻在人生當中,有太多時候、太多事情我們錯把無須堅持的、應該尊重的,反不留情面、力爭到底,又把許多應該做的事、把當據理力爭的機會失掉了,拱手讓給了別人。
 
讓我們在許多事上多思想、多禱告、多求問 神,並更多放下自以為是的驕傲,或自我輕看的軟弱態度,尊重當尊重的、爭取當爭取的,平衡於愛主愛人的心志上。
 
何仁豪牧師
 

 

La sabiduría detrás del respeto y la lucha

Hechos 25

 

1. El respeto: v.8 “Pablo se defendía: -No he cometido ninguna falta, ni contra la ley de los judíos ni contra el templo ni contra el emperador.” 

 

Pablo entiendía claramente que la función de la ley es para que el hombre tome conciencia de sus pecados (Rom. 3:20), el no estar de acuerdo con que las leyes de los judíos puedan equipararse con la salvación de la cruz, se lo denomina “El principio de la fe” (Rom. 3:27), recibir la salvación de Jesús mediante la fe es el único principio de salvación. Pablo enfatiza: “…todos somos justificados por la fe, y no por las obras que la ley exige.” (Rom. 3:28), probando que la salvación es aceptar por fe la buena noticia que Jesús dio su vida por la humanidad, no sólo obedeciendo las leyes judías. Pero no por esto negó las leyes, sino que respetó más la importancia de la ley. 

 

Pablo remarca que en el nuevo testamento, el templo de Dios es el cuerpo de los discípulos, porque el lugar que el Espíritu Santo prefiere habitar no es uno creado por las manos del hombre, sino en lo profundo de las vidas de los hijos e hijas de Dios; “¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por Dios; porque el templo de Dios es sagrado, ustedes son ese templo. … Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.” (1Cor. 3:16-17, 6:19-20). Aun así, Pablo nunca deshonró a los judíos que veían el templo como lugar sagrado, sino que respetó ese lugar santo de las religiones. 

 

El César era el emperador del imperio romano, era una autoridad pagana que gobernaba al pueblo judío. Los judíos soñaban con restaurar su reino, pero en ese momento, parecía imposible, además debían pagar altos impuestos en tiempo y forma al gobierno romano (El reino de Israel norte había sido conquistado por los asirios ya en el año 722 a.C. luego, el imperio Babilonio derribó al imperio de Asiria en el año 612 a.C. y gradualmente el reino de Judá, Israel del sur, cayó en el año 606 a.C.). Bajo dominios de otros pueblos, los judíos perdieron su libertad y dignidad, esto era el punto más doloroso e indefenso de ellos, pero Pablo vivió la enseñanza de “respetar las autoridades”. Él sabía que ninguno de los que estaban en el poder estaba fuera de la voluntad de Dios:”Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo.” (Rom.13:1-2). Pablo sabía que era necesario respetar a las personas y las normas puestas por Dios, sabía que debiamos respetar la ética y la moral que no fuera en contra de la verdad. Así se convirtió en ejemplo de multitudes: “No he cometido ninguna falta, ni contra la ley de los judíos ni contra el templo ni contra el emperador.” 

 

2. La lucha:“v. 10 Pablo contestó: Ya estoy ante el tribunal del emperador, que es donde se me debe juzgar. No les he hecho ningún agravio a los judíos, como usted sabe muy bien. V.11 Si soy culpable de haber hecho algo que merezca la muerte, no me niego a morir. Pero si no son ciertas las acusaciones que estos judíos formulan contra mí, nadie tiene el derecho de entregarme a ellos para complacerlos. ¡Apelo al emperador!” 

 

Pablo sabía en qué tiempos y situaciones debía mantener el respeto, también discernía en qué momentos debía aprovechar las oportunidades y luchar activamente. En la vida, hay demasiadas veces, demasiadas cosas que confundimos y persistimos en cosas vanas, situaciones en las que competimos cruelmente hasta el final cuando deberíamos respetar, o también perder oportunidades, regalándoselas a otros. 

 

Reflexionemos más, oremos, preguntemos más a Dios por las cosas, dejemos de lado nuestro egoísmo y orgullo, o cuando nos subestimamos. Respetemos lo respetable, luchemos por lo que haga falta, equilibremos nuestro corazón en el amor hacia el Señor y los hombres. 

 

Pr. Felipe Ho

    全站熱搜

    阿根廷活水教會 發表在 痞客邦 留言(0) 人氣()