2015年3月5日 星期四

我心尊主為大

 


約翰福音第三章22~36節

 

 
什麼時候我們容易被激動?容易心生嫉妒?多半是聽見有人比自己做了更偉大的事、受更多人愛戴及肯定。嫉妒是從比較而來,如果我們清楚自己的立場、清楚自己的存在意義,知道主耶穌為我降生、為我而死,也已經復活得勝,我便無須與任何人比較,只要確信自己乃是屬主的人,當為主而活、也為主而死。那麼,別人事業上的成就、身上的光環、所擁有的財富,甚至是服事上的顯赫佳績,又與我何干?我乃天父所喜愛的兒女、祂圈中所寶貝的羊,這就夠了!
 
施洗約翰一點都受別人言語的影響,不為自己的面子而爭辯,他非但不在意「……現在施洗,眾人都往他(耶穌)那裡去了。」反倒回應說「娶新婦的就是新郎,新郎的朋友站著,聽見新郎的聲音就甚喜樂;故此我這喜樂滿足了!」他的喜樂見證他單純的心,一生尊主為大。
 
問題是我們往往在意屬地的事、看得見的成就,虛浮的名聲與地位。殊不知,賞賜的是主,主樂意給誰就給誰,或要從誰身上挪去什麼,祂便按著自己的意旨成就。
 
唯專一仰望 神的人,他的好處不在主以外(詩十六2),唯專一跟隨主的人,他才會以屬天的賞賜為樂,以「祂必興旺、我必衰微」為終極成就。
 
何仁豪牧師

Mi alma glorifica al Señor

Juan 3:22~36

 

¿En qué momentos nos inquietamos con facilidad? ¿Cuándo nos nace la envidia? Mayormente, cuando sabemos de que alguien hizo algo más grandioso que uno mismo y en razón de ello recibe el aprecio y la aprobación de mucha gente. La envidia surge de la comparación, si tenemos en claro cuál es nuestra postura y el significado de nuestra existencia, si sabemos que Jesús nació y murió por mí y resucitó de la muerte y es vencedor, entonces no necesitaré compararme con nadie, sólo tendremos que tener la certeza de que somos del Señor, que vivimos y morimos para el Señor. De modo que, ¿en qué afecta a mi autoestima el éxito laboral ajeno, la aureola que está encorona cabeza de otrosa terceras personas, las riquezas materiales de otros, incluso el espléndido cúmulo de méritos ajenos en el servicio ministerial? Yo soy el/la hijo/a amado/a de Dios Padre, oveja preciada de su redil, ¡con esto me basta!

 

Juan el Bautista no se dejó influenciar por las palabras de la gente, no discutió en favor de su amor propio, no sólo no le importó “(…) ahora está bautizando, y todos acuden a Él (Jesús)”, sino que respondió diciendo: “El que tiene a la novia es el novio. Pero el amigo del novio, que está a su lado y lo escucha, se llena de alegría cuando oye la voz del novio. Ésa es la alegría que me inunda.” La alegría de Juan el Bautista da testimonio de la simplicidad de su corazón, que consiste en magnificar al Señor durante toda su vida.

 

El problema surge porque en razón de que solemos darle importancia a las cuestiones terrenales, a los logros que resultan visibles, a la vanidad que implican la fama y el status. No nos percatamos de que quien otorga es el Señor, a quien Él le satisface dar, da; y que si quiere quitar algo del dominio de alguien, así lo hará conforme a su voluntad.

 

Quien fija su mirada sólo en Dios, no poseerá bien fuera de Él (Salmo 16: 2), quien tan sólo al Señor sigue, se contentará con los dones celestiales, y sostendrá que “A Él le toca crecer, y a mí menguar” es el éxito definitivo.

 

Pr. Felipe Ho

    全站熱搜

    阿根廷活水教會 發表在 痞客邦 留言(0) 人氣()